Gibo Car nace como reparación de abolladuras en 1970 en las grandes casas automovilísticas italianas. La técnica de reparación de abolladuras nació en Italia, en las fábricas de la Fiat y Alfa Romeo, donde de padre a hijo se ha transmitido el arte de la reparación de abolladuras, técnica totalmente italiana. Algunas empresas sólo toman el trabajo y luego hacen trabajar artesanos de todo el mundo no calificados. Gibo Car tiene personal altamente calificado, con más de 200 reparadores de abolladuras de confianza y experiencia, y queremos reiterar que nuestra empresa no toma operadores externos que no están calificados. La seriedad y la profesionalidad de nuestra empresa es un punto de fuerza y tratamos de ir siempre a satisfacer las necesidades de nuestros colaboradores. Gibo Car es una empresa confiable, que siempre garantiza un óptimo resultado y su plena satisfacción del trabajo realizado, mantenemos siempre y cumplimos los compromisos y contratos establecidos.

 La experiencia y la pasión heredada de padres a hijos a través de los años, la práctica, ha desarrollado nuestra sensibilidad en llevar a cabo el trabajo, transformando el trabajo de la reparación de abolladuras en un verdadero arte que, combinado con la tecnología avanzada y la fiabilidad profesional, nos ha permitió asegurar a los clientes que confían en nosotros un servicio impecable.

Nuestros puntos de fuerza son:

  • La calidad del resultado final;
  • Respeto de los tiempos de entrega establecidos;
  • Un ahorro significativo de costos.